En los últimos años los problemas asociados a unas condiciones ergonómicas inadecuadas del trabajo están adquiriendo una importancia creciente. La Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo indica en su encuesta europea de condiciones de trabajo que un 30% de trabajadores europeos tienen molestias en la espalda y un 17% en brazos y piernas. La Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (2000) estima el coste de los trastornos de tipo musculoesquelético relacionados con el trabajo entre el 0.5 y el 2% del PIB. En España, los accidentes laborales con baja codificados como sobreesfuerzos (asociados fundamentalmente a la carga física de la actividad laboral) representan el 31% del total y originan el 28% de las jornadas de trabajo perdidas, constituyendo así la causa de accidente con baja más frecuente y la causa de coste social y económico más importante.

 

 

En el sector de la construcción el problema de la seguridad y salud laboral es uno de los más preocupantes, considerando que es el sector que presenta cada año las cifras más altas de siniestralidad laboral de entre todos los sectores de la economía nacional. Según la “Estadística de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales”, elaborada por la Secretaría General Técnica de la Subdirección General de Estadísticas Sociales y Laborales del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, en el año 2007, en el sector de la construcción, se produjeron un total de 262.820 accidentes de trabajo (A.T.).

En relación con los riesgos laborales de tipo ergonómico dentro del sector de la construcción, su importancia es cada vez mayor. Según datos de Eurostat para el conjunto de la Unión Europea, la construcción presenta una mayor prevalencia de trastornos musculoesqueléticos que el global de sectores (3.160 frente a 2.650 por cada 100.000 trabajadores). En España, los sobreesfuerzos físicos constituyen la primera causa de accidentes con baja en el sector (más del 25% del total de accidentes), seguidos a bastante distancia por los golpes por objetos o herramientas y las caídas.

En el apartado “Carga física del trabajo” de la VI Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo se indican aspectos relevantes en relación con el sector de la construcción (ver apartado de siniestralidad)

 

Según datos extraídos del Informe Anual sobre accidentabilidad laboral en el Sector de la Construcción, elaborado por SEOPAN (2005), si atendemos al código de desviación, los movimientos del cuerpo como consecuencia de un esfuerzo físico constituyen el 30.4% de los accidentes leves en el subsector obra civil y el 31.1% en el subsector edificación, le siguen en importancia en ambos subsectores los resbalones y caídas (15.8% en obra civil y 17.2% en edificación) y los accidentes producidos por movimientos no coordinados (15.8%, en obra civil y 16.7% en edificación).

Si desglosamos estos valores en sus grupos más representativos, se observa que las causas de este tipo de accidentes están en la mayoría de las ocasiones relacionadas con aspectos ergonómicos.

 

 

Sin embargo, el dato más clarificador, de la importancia que tienen los riesgos ergonómicos en el sector de la construcción, lo aporta el análisis estadístico de las lesiones o causas por las que se producen los accidentes. El 32.4% de los accidentes leves que se producen en obra civil se deben a sobreesfuerzos físicos, que incluso aumentan con respecto a los valores de años anteriores; le siguen en frecuencia los choques o golpes contra objetos en movimiento (20.9%), los aplastamientos (18.1%) y cortes (14.7%).

En el subsector edificación, la principal causa de accidentes leves sigue siendo los sobreesfuerzos físicos con un 33%, le siguen los aplastamientos con un 20.7% y los choques o golpes contra un objeto en movimiento con un 19.5%.

 

 

Los principales problemas ergonómicos en el sector de la construcción se asocian fundamentalmente a los siguientes factores: